Porqué un cargador de alta frecuencia es la mejor opción

08 Junio 2019

El desarrollo de la primera batería de plomo y ácido recargable por Gaston Planté en 1859 fue un gran avance para el mundo de las baterías. 

Su primer modelo estaba formado por dos planchas de plomo, separadas entre sí por una lámina de lino, sumergidas en ácido sulfúrico. Cargando y descargando repetidas veces, obtenía una cierta capacidad. Este principio fue mejorado durante los años siguientes hasta obtener la batería instalada actualmente en nuestras máquinas. Hoy en día esta batería tiene muchísimas aplicaciones, también en la industria de la manipulación de materiales. Cada vez más máquinas con motor de combustible son sustituidas por versiones eléctricas y éstas últimas son propulsadas por, ya se lo puede imaginar, baterías recargables.

Cargar baterías de manera correcta

Es evidente que debe recargar una batería vacía, pero es importante utilizar el cargador más adecuado. Una buena recarga significa dar la cantidad de energía exacta a la batería, dentro del plazo disponible. En un plazo de 8 horas, tendrá que dar más energía a la batería, que en un plazo de 12 horas. El nivel de las corrientes de carga y descarga influye la vida útil de la batería. Cuánto más altas sean los corrientes, más se caliente la batería, lo que puede ser negativo para la batería. Para evitar esto, es importante utilizar el cargador adecuado.

¿Elegir un cargador de baja frecuencia o de alta frecuencia?

Todo el mundo conoce los cargadores de baja frecuencia, también conocidos como cargadores convencionales. Son reconocibles por el gran tamaño y peso. A pesar de su gran fama, estos cargadores han perdido actualidad. Producen mucho calor y pierden un 30% de su capacidad por el calentamiento. Por consiguiente, no son rentables. De media, sólo cargan su batería un 70%, lo cual no es muy eficiente. 

Los cargadores de alta frecuencia son más ligeros, más compactos y son mucho más eficientes (¡87%!). Estos cargadores tienen un menor consumo, lo que significa menos costes para usted. ¡La mejor opción es sin duda un cargador de alta frecuencia! Éstos utilizan corrientes de carga más bajas y mejor sincronizadas que los cargadores convencionales. Además son capaces elegir los ajustes exactos que la batería requiere en ese momento. Otra ventaja es que consumen mucho menos energía y no tienen un pico de arranque elevado. Los cargadores de baja frecuencia consumen más al arranque, lo que hace subir los costes.

Utilizar cargadores de alta frecuencia tiene muchas ventajas: 

  • ahorro máximo de energía
  • vida útil más larga
  • menor calentamiento de la batería
  • menor consumo de agua
  • peso ligero y tamaño compacto

¡Elegir un cargador de alta frecuencia le ahorrará entonces mucha energía y dinero! 

high-frequency chargers

¡Calcule su ventaja!

¿Tiene curiosidad por conocer la suma exacta que ahorrará utilizando un cargador de alta frecuencia en lugar de un cargador convencional? Por medio de la calculadora de eficiencia en la página web de Energic Plus, calcula fácilmente cuánto dinero usted ahorra. Rellene todos los campos y verá inmediatamente de qué suma anual se trata. ¡Calcule su ventaja!

Charlotte, TVH blogger

 

 

Podemos ayudarle?

Si tiene cualquier pregunta, rellene el formulario por favor.